25 de Febrero 2018

moqueta azul

Nada de poemas ni de cruasanes. Recuerda, nada de poemas ni de cruasanes. Sólo rock sucio, humo, y esperma sobre la moqueta azul del hotel. Como el rastro de una lancha, la primera mañana de Julio, sobre el antiguo azul mercurio del mar en aquel invierno que parecía no acabar nunca. Y si acercas la nariz lo suficiente a la superficie de la moqueta, quizá puedas oler a salitre. Es la esperanza lo que mueve el molino de aspas que parte el viento de nuestras cabezas. La irrealidad ni se crea ni se destruye, se convierte. Cada vez que calificáis a alguien de inteligente, Dios nuestro señor, inventor de la sinapsis, arquea una ceja. En la pulcritud de los borrones que nunca cometimos, creo que. La vida es un sumatorio de errores. Así que, mientras el límite tienda a infinito voy a seguir escarbando hacia el centro de tu alma. Huele a tierra mojada. El manantial nunca nace limpio.

enfant terrible,
comentarios
comentarios