23 de Agosto 2017

84

La razzia ha comenzado, el primero que la desenladrille, buen desenladrillador será. Hay cabezas de cuco emergiendo de su puertecita de forma asíncrona a cualquier hora. Si todas las frases tienen el mismo número de caracteres, el sentido se desvanecerá. Creemos ser los indios navajos de la tierra que pisamos y sin dudarlo la asfaltamos. Si cada mapa mental es diferente, cada refrán se codificará en un alfabeto circense. Tres tristes tigres que nunca entendieron que el alcohol era un depresor devastador. Y urdieron un enrevesado telar de hilo entre sus seis patitas delanteras levantadas. En cada neón puedo ver una constelación, un astrónomo es un idealista ciego soñador. La única forma de extirpar la culpa es enguajar las manos con una pastilla de jabón. En el imaginario de los niños, los dragones tienen el pelo muy lacio, apenas rizado. Las burbujas de su champú se llevan al cielo todo el humo y hollín de sus branquias. Los gritos de Dios no se oyen quince calles luz más abajo de su acomplejada galaxia. Con ochenta y cuatro caracteres se pueden generar demasiadas combinaciones absurdas. Y la probabilidad que alguna de ellas guarde algún tipo de sentido estético es nula. La razzia ha comenzado, con ochenta y cuatro caracteres, buen desenladrillador será.

enfant terrible,
comentarios
comentarios