25 de Agosto 2016

pinaza

Hay algo bajo la capa de las entrañas a lo que aún no hemos llegado. Un lugar al que ni siquiera sabemos ponerle nombre, pero que alberga el big bang de lo que somos. No es uno de esos billetes que proporciona la droga, el yoga, o la poesía. No es autoconocimiento, es el inicio de todo. Una semilla que intuimos al introducir la mano en el interior del río helado que somos. Y se nos escapa, como pinaza, entre los dedos mojados y torpes. Más de cien mil millones de humanos, algunos interesados en encontrarla y otros absolutamente ajenos a la búsqueda. Pero todos ignorantes, aún muy en la superficie, morimos mirándonos la mano mojada. Con la sensación de, quizá, haber acariciado algo que aún no sabemos qué es.

enfant terrible,
comentarios
comentarios